En Afiletes preparamos los productos al vacío para que lleguen a tu casa con las mejores garantías. Con este método de conservar al vacío en bolsas se elimina el oxígeno, la humedad y las bacterias. Además, al evitar el contacto y manipulación posterior con el producto, mejoramos sus garantías higiénicas. ¡Todo son ventajas!

Gracias a este método aumentamos la duración de la vida útil de los alimentos de 2 hasta 5 veces más frente al método tradicional. Además, los envases al vacío obtienen una permeabilidad muy baja a los gases por lo que se evita que el producto se oxide. Con ello, se evita la proliferación de microorganismos que necesitan oxígeno y se retrasa la degradación enzimática. Por otra parte, se mantienen mejor las propiedades nutricionales y organolépticas del producto.

Somos responsables con el envasado. Las sustancias empleadas para la fabricación de las bolsas están incluidas en las Listas Positivas de la Legislación de materiales plásticos en contacto con alimentos como indica el Reglamento (CE) 10/2011 y Reglamento 174/2015.

Y aún hay más ventajas. Los alimentos se almacenan mejor por su tamaño más reducido y la falta de rigidez del envase y si prefieres congelar el producto podrás controlar mejor el tiempo gracias a la fecha de envasado. Además, la carne no perderá su textura ni apariencia ya que al congelarse dentro de la bolsa no tendrá contacto con el frío.

Para las carnes que tienen huesos que podrían pinchar las bolsas utilizamos envases de plástico homologados para entrar en contacto con los alimentos según los reglamentos vigentes: (CE) nº1935/2004, (CE) Nº 2023/2006 y (UE) Nº 10/2011. Todas las sustancias empleadas para su fabricación están autorizadas y cumplen con los límites establecidos.

Por lo tanto, se trata de un método sencillo y práctico para llevar el producto a tu hogar en las mejores condiciones posibles y, recuerda, es muy importante reciclar las bolsas y envases en el contenedor correspondiente (el de color amarillo).